Qué hacemos

Taller de Autoestima y Crecimiento Personal: «Flores para mí­»

La vacuna llamada autoestima permite que el sufrimiento psicológico que puede causarnos la crí­tica, el rechazo, los fracasos, las pérdidas o cualquier otro acontecimiento negativo y estresante sea menor. A través de este taller «Flores para mí­» se pretende:

  1. Potenciar el sentimiento de valí­a personal y social de las mujeres participantes.
  2. Dotar de herramientas útiles para relacionarse de una manera más saludable.
  3. Fomentar la motivación de las mujeres participantes hacia la asunción de hábitos de reunión, ocio compartido, intercambio y utilización de un tiempo libre creativo.

Taller de Comunicación y Habilidades Sociales: «Espacio de Significados»

La necesidad de comunicación es innata en las personas. Todas las personas nos comunicamos, queramos o no, de forma verbal y no verbal, consciente o inconscientemente, en grupo o de forma individual, con nosotras mismas o con otras personas.

Pero el mundo de las relaciones sociales es muy complejo y, en ocasiones, no tenemos suficientemente desarrolladas las herramientas de comunicación y de habilidad social que nos permitan la puesta en práctica de las competencias adecuadas en cada situación, especialmente en aquellas en las que puede surgir algún tipo de problema.

Con la construcción de este «Espacio de Significados» se pretende:

  1. Promover la reflexión sobre la incidencia que la comunicación tiene en nuestras relaciones.
  2. Establecer pautas de comportamiento que nos permitan desenvolvernos en cualquier ámbito.
  3. Conseguir escuchar y hablar de manera que nos sintamos comprendidas y podamos comunicarnos correctamente.
  4. Facilitar estrategias para poder reducir la ansiedad provocada en una interacción social.
  5. Promover la ampliación de la red social.

Taller de Memoria: «En la punta de la lengua»

Con el paso de los años muchas personas comienzan a preocuparse acerca de cualquier problema relacionado con la memoria.

El fantasma de las demencias planea sobre ellas haciendo precisamente que la excesiva preocupación agrave aún más cualquier dificultad que, posiblemente, tiene más que ver con el funcionamiento mnemotécnico, la falta de atención, situaciones de estrés, etc.

Es algo necesario pues tener claros ciertos conocimientos acerca de la memoria, así­ como lo que es normal y lo que no lo es, y cómo ejercitarla para poder sacarle el máximo rendimiento.

A través del trabajo compartido en el taller «En la punta de la lengua» las metas a conseguir son las siguientes:

  1. Ejercitar la memoria.
  2. Prevenir que se deteriore en exceso.
  3. Evitar culpabilizaciones.

Taller de Relajación: «Momentos de calma»

En los tiempos que corren, el ritmo de la vida acelerado y el estrés parecen ser los ingredientes indispensables. La práctica de la relajación resulta, pues, fundamental para multitud de circunstancias y de situaciones personales de la vida diaria, y puede ser la base para recuperar un equilibrio entre mente y cuerpo, a veces perdido.

En «Momentos de Calma» se trabajará para:

  1. Favorecer el manejo de situaciones estresantes.
  2. Dotar de las técnicas necesarias para dominar la activación de nuestro sistema nervioso.
  3. Fomentar el sentimiento de autocontrol y de agente activo en la búsqueda del propio bienestar fí­sico y emocional.
  4. Practicar técnicas de relajación y respiración.

Grupo de Terapia para mujeres ví­ctimas de violencia de género: «Unión de pedazos»

El fenómeno de la violencia contra las mujeres encuentra su razón de ser en una sociedad patriarcal en la que los valores y los roles asignados a mujeres y hombres se encuentran situados en una jerarquí­a en la que lo masculino ocupa el lugar preeminente.

No se trata ya, como hasta hace bien poco ocurrí­a, de un fenómeno confinado al ámbito privado, sino que afortunadamente ha adquirido la dimensión social que merece. Y es que es un gran problema que nuestra sociedad tiene que abordar en toda su complejidad y en todos sus niveles: psicológico, jurí­dico, asistencial, sanitario...

Las mujeres que sufren o han sufrido algún tipo de violencia de género, del tipo que sea, desencadenan una serie de alteraciones psicológicas que, si no son evaluadas y tratadas adecuadamente, pueden impedirles un desarrollo normalizado de su vida.

Es necesario, por tanto, proporcionar un espacio de encuentro y, a la vez, de aprendizaje, donde poder abordar en grupo este tipo de situaciones. El grupo, por sus especiales caracterí­sticas, es una opción idónea para proporcionar a las mujeres una guí­a, una orientación para poder afrontar estas situaciones con una visión más constructiva respecto a su propia vivencia personal.

En este espacio de encuentro y de trabajo se pretende dotar de la autonomí­a personal suficiente para que la superación del problema sea lo más sencillo posible, facilitando la cohesión grupal, dada su importancia como herramienta terapéutica, para la potenciación de los aprendizajes adquiridos.